Friday, January 26, 2007

El verdadero amor





















Isaac Asimov

Este nuevo posteo lo leí en el blog de Héctor Julián Coronado Cervantes en su sitio http://librepensar.blogspot.com/ el cual recomiendo bastante, ya que hace honor a su nombre; espero disfruten del artículo tal como yo lo disfruté, ya que las reflexiones que de él se desprenden son de verdad maravillosas.



En el libro de memorias de Janet Jeppson Asimov, la autora relata la siguiente anécdota doméstica:

Una vez lavé una almohada de pluma, la puse en el secador, la saqué y apestaba. Creí que se había puesto mohosa y le conté a Isaac.
- No es moho -dijo Isaac.
- Lo que ocurre es que la secadora estaba demasiado caliente así que las cadenas de disulfidos en la queratina de las plumas se han roto formando mercaptanos apestosos.
-No hay nada por hacer.

Tiré la almohada a la basura, contenta de que Isaac asumiera -correctamente- que entendería su explicación.



Nota al calce: Isacc Asimov además de ser un genio era un bioquímico; su esposa como MD también tenía formación en bioquímica.

¿Dónde está el amor que pregono en el título? quizá se pregunte más de un lector.

Cuando uno se da a la tarea de explicarle a alguien con quien convive cómo funciona algún aspecto de la realidad (o al menos se le ofrece la versión más actualizada de la explicación) con la confianza plena de que va a entender de qué va la explicación uno está haciendo un acto de amor profundo.
En cambio, cuando uno le mete en la cabeza a su pareja, hijos, padres, en resumen a aquellos que uno cacarea que quiere y adora, puras mentiras uno no está haciendo un acto de amor. Nomás se está siguiendo como borrego ya una tradición o ya un lamentable hábito al que no se opone por hueva o por miedo. O por considerar en el fondo a su ser querido imbécil.

Y eso no nomás cuenta para las almohadas que huelen raro, espantar a los chamacos diciéndoles que se van a ir al infierno, esperar a que los hijos se den cuenta por sí mismos de qué va el asunto del sexo (en todas sus variantes), o pretender enseñar a jóvenes que la evolución no ocurre negando todas las evidencias a favor.

Si de veras quieres a alguien ¿no deberías ser honesto y esforzarte por explicarle de qué va la realidad? Ello, después de todo, va a ser lo único que le va a servir para encararla.

Flowers

Mamiya RB67 Portra 160