Monday, October 31, 2005

Oraci�















Para escribir el Padre Nuestro s�lo necesito mi lengua y tu sexo.
Am�n.

La Luna no se puede robar



















Un Maestro Zen viv�a la forma m�s simple de vida en un peque?a caba?a al pie de una monta?a.
Una noche, mientras estaba fuera, un ladr�n entr� a hurtadillas a la caba?a s�lo para encontrar que no hab�a nada para robar.
El Maestro Zen volvi� y lo encontr�.
"Has hecho un largo camino para visitarme", le dijo al extra?o, "y no deber�as regresar con las manos vac�as.
Por favor, toma mis ropas de regalo."
El ladr�n estaba asombrado, pero tom� las ropas y escap�.
El Maestro se sent� desnudo, observando la luna.
"Pobre hombre", murmur�.
"Hubiera querido darle esta hermosa luna."


An�nimo.

Argumentum Onthologicum














Cierro los ojos y te veo.
La visi�n dura un segundo o acaso menos;
No s� qu� de tu cuerpo vi.
?Desde qu� momento eres real? (desde que te pienso o desde que existes)?Es material o inmaterial tu presencia?

El problema involucra la existencia de Dios.
Si Dios existe, tu cuerpo es real,
porque Dios sabe cuanto vi.
Si Dios no existe, tu cuerpo es inmaterial,
porque nadie puede decirme que fue lo que vi.

En tal caso, vi tu cara, tu cuello, tus senos y tu espalda, (digamos),
pero no vi tu palidez, ni tu letra, el tono de tu latido, o tu olvido,
ni vi tu transparencia, tu bondad, ni tu se?or�o.

Vi un cuerpo, que respira, se agranda, se envejece, etc�tera.
Tu cuerpo entero es inconcebible por inmaterial y real;
Ergo, Dios existe.




Pablo Est�vez
(Fotograf�a de Guy Bourdin)

Friday, October 28, 2005

Cosas que Fascinan por ser Espantosas IV




















Sociedad del Anonimato



Sin duda es la sociedad moderna, donde parecen florecer tanto v�ctimas como asesinos para alimentar el drama del asesinato serial.
Desde siempre hemos encontramos oposiciones simb�licas, con los �otros� dirigidas por la religi�n, o los tab�es; lo que nos lleva a enfrentamientos de destrucci�n: �s� tu no eres como yo, te mato�.


La p�rdida de interacci�n social entre los individuos deval�a a la persona, lo �otro� es �una alteridad radical inasimilable, incomprensible e incluso impensable�.

Esto provoca que cada vez mas psic�patas reconozcan s�mbolos y objetos de entre la multitud que habita en las ciudades. Todos aquellos pordioseros, drogadictos y prostitutas forman el conjunto de "olvidados" del cual el asesino escoge a sus v�ctimas.

Es incluso el anonimato mismo, una causal para convertirse en asesino. Puesto que de ese modo el psic�pata busca salir de la mediocridad para alcanzar el estrellato.

Cometiendo los m�s s�rdidos cr�menes, un �nadie� se convierte en "alguien".

?Por qu� no trastoca tanto el asesinato en serie?


?Ser� porque nos recuerda nuestra natural inclinaci�n a depredar?

Las cuatro partes que componen Cosas que Fascinan por ser Espantosas son estractos de un ensayo que elabor� en 2001, cuando mi inter�s por el fen�meno del asesinato en serie estaba m�s marcado.

Cosas que Fascinan por ser Espantosas III



















Ciclos en el Asesinato en Serie


Joel Norris, estudioso del tema, establece seis fases en el ciclo del asesinato serial:

1. La fase del aura. Que es cuando el asesino comienza a perder contacto con la realidad.

2. La fase de la b�squeda. Cuando el asesino determina buscar a la v�ctima.

3. La fase de la caza. En este momento ya seleccion� a la infortunada v�ctima y ya va por ella.

4. La fase de la captura. Cuando finalmente la v�ctima cae en la trampa.

5. La fase del asesinato. O fase tot�mica, que es cuando el asesino llega a la c�spide en sus emociones.

6. La fase de la depresi�n. Finalmente llega la depresi�n tras haber cometido el asesinato.

Norris explica que cuando aparece la depresi�n, �sta desencadena el comienzo del ciclo de nueva cuenta (raz�n por la cual este fen�meno criminal es conocido como asesinato serial, porque existe un patr�n definido en serie).

Ted Bundy acept� que nunca logr� obtener lo que buscaba, siempre terminaba con un sentimiento de vac�o y soledad.
�sta es una breve descripci�n de lo que ocurre: "el asesino no hace mas que llevar a cabo una fantas�a de car�cter ritual; pero una vez sacrificada la v�ctima, la identidad que �sta ten�a dentro de la fantas�a del asesino se pierde.
La v�ctima ya no representa lo que el criminal pensaba en un principio. La imagen de la novia que le rechaz�, la chirriante voz de la odiada madre o la aplastante lejan�a del padre ausente: todo permanece en forma v�vida en la mente del asesino, a�n tras el asesinato. (en el caso de Bundy).
El crimen no borra o cambia el pasado, porque el asesino termina por odiarse m�s a s� mismo y el cl�max de unos momentos atr�s no logra compensar estos sentimientos."

La tortura y la muerte de la v�ctima no libera al psic�pata de su estigma, sino que revive su tragedia personal.


La v�ctima (el otro) vista por el psic�pata


Cuando est�n cazando a su "presa" el asesino no experimenta enojo o furia alguna. Por el contrario parece entrar en un transe.
Busca v�ctimas altamente idealizadas a las cuales avergonzar�, humillar� y destruir�. Degradando de este modo a la v�ctima, el psic�pata busca destruir al enemigo hostil que mora en su propia mente.

Cosas que Fascinan por ser Espantosas II




















Tres Factores


Es curioso pero estos tres factores est�n casi siempre presentes en el historial de un asesino serial.


Piroman�a
Crueldad con los animales
Incontinencia


Piroman�a

Generalmente la piroman�a representa una actividad de estimulaci�n sexual. La r�pida destrucci�n de la propiedad material es para el piromaniaco de igual intensidad que la destrucci�n de otra vida humana. �El otro" no es mas que un objeto, un s�mbolo para el asesino serial. Por lo que el cambio entre prender fuego y asesinar es muy f�cil para estos criminales. Famosos pir�manos: Peter K�rten, David Berkovitz (el hijo de Sam) y Joseph Kallinger.


Crueldad hacia los Animales

Torturar animales es uno de los m�s claros focos rojos. Y es que se entiende que �sta no es mas que una pr�ctica para el incipiente asesino. Lastimar a los compa?eros, refuerza los patrones de soledad en el infante, por lo que libera su estr�s contra seres indefensos. Sacan la furia que llevan dentro, pero evitando molestas consecuencias sociales.
Kemper enterr� vivo al gato familiar, para despu�s sacarlo y cortarle la cabeza. Dahmer era conocido por su crueldad contra los perros, a quienes decapitaba y colgaba las cabezas en palos junto a su casa.
Pero no todos los asesinos seriales torturan animales, algunos los adoran; tal es el caso de Dennis Nielsen que no quiso que su perro (Bleep) atestiguara su detenci�n nada mas por pura verg�enza. El torturador, violador y asesino Christopher Wilder don� mucho dinero a un fondo de rescate para salvar ballenas y delfines.


Orinar sin control

Orinar la cama, es uno de los s�ntomas mas desconocido dada su naturaleza �ntima. Sin embargo, esta estimado que 60% de los criminales seriales orinaron sus camas a�n llegada la adolescencia. Cosa notable si consideramos que personas con lesiones cerebrales y retraso logran contenerse a una edad aceptable. Por el contrario el asesino serial siendo una persona "normal" y a veces extremadamente inteligente no logra controlar esta situaci�n.

Aparte de la tr�ada de focos rojos: piroman�a, incontinencia y crueldad hacia los animales, existen varios factores m�s que determinan futuras conductas psic�patas.

Se ha descubierto que varios asesinos seriales fueron adoptados, atestiguaron en su infancia violencia extrema o fueron recluidos en reformatorios juveniles, donde se convirtieron en peligrosos criminales.

Cosas que Fascinan por ser Espantosas























Un Cuerpo para y del Delito
Una mirada al cuerpo y la alteridad a trav�s del asesinato en serie

Me propuse, pues, en mi �nimo conocer la sabidur�a, y as� mismo la necedad y la insensatez; y aprend� que tambi�n esto es correr contra el viento.
Eclesiast�s.


?Qu� es un asesino en serie?


Los asesinos en serie se identifican por ciertas caracter�sticas:


� Por la ejecuci�n de m�s de tres homicidios.
� Un asesino en serie mata continuamente y no se detiene a menos que sea encarcelado. Puede esperar incluso a?os antes de exigir otra v�ctima; el punto es sin embargo que indiscutiblemente, habr� otra v�ctima.


� Mientras que el asesinato �normal� involucra a personas que se conocen entre si; en el caso del homicidio en serie, el perpetrador y la v�ctima no han tenido ning�n contacto anterior, por lo tanto no se conocen.


� El asesino en serie necesita matar, no hay otro motivo, no es dinero o alguna otra especie de ganancia o ventaja.
Sus motivos son generalmente interiores, y �stos conforman el misterio que debe resolverse para deducir por qu� un asesino en serie est� actuando.


Perfil del asesino serial
(Basado en los rasgos m�s generales y comunes de los asesinos m�s conocidos)


Generalmente es var�n blanco, entre 25-35 a?os de edad.

La mayor�a de las ocasiones atacar� a su propio grupo �tnico. Las edades de sus v�ctimas variar�n dependiendo de sus "intereses".

Su coeficiente intelectual puede ser debajo del promedio o m�s alto que el promedio.

Normalmente no conoce a sus v�ctimas por lo que no tiene alg�n odio particular por ellas.

Puede ser de cualquier clase social. Podr�a estar casado, tener hijos y un buen trabajo, o podr�a ser tan inestable que no sea apto para trabajar o trabajar� irregularmente.

No puede mantener relaciones estables con las personas, por consiguiente, es del tipo solitario; sin embargo despiertan tal confianza que es la �ltima persona que sus vecinos o amigos pensar�an que es un asesino en serie.

Thursday, October 27, 2005

Aleph












A?n no lo he visto; pero una vez lo presenti, entre los plieges del sexo de una amante: mi Aleph.

Wednesday, October 26, 2005

El Amenazado





















Es el amor, tendr� que ocultarme o huir.
Crecen los muros de su c�rcel, como un sue?o atroz. La hermosa m�scara ha cambiado, pero como siempre es la �nica ?de qu� me servir�n mis talismanes; el ejercicio de las letras, la vaga erudici�n, el aprendizaje de las palabras que us� al �spero norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad, las galer�as de la biblioteca,
las cosas comunes, los h�bitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sue?o?.

Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.

Ya el c�ntaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta
a la voz del ave, ya se han oscurecido los que me miran por las ventanas, pero la sombra no me ha traido la paz.

Es, ya lo s�, el amor; la ansiedad y el alivio de o�r tu voz, la
espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.

Es el amor con su mitolog�a, con sus peque?as magias in�tiles.

Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya los ej�rcitos se cercan, las hordas (esta habitaci�n es irreal; ella no la ha visto).

El nombre de una mujer me delata. Me duele una mujer en todo el cuerpo.



J. L. Borges

Tuesday, October 25, 2005

Cosas que no pueden compararse

























Cuando uno deja de querer a alguien, uno siente que es otro, aunque sigue siendo el mismo.
Sei Shonagon

Sei Shonagon


"La visita de un amante es la cosa mas deleitable del mundo".

"Cosas que ganan al ser pintadas"














Campos en el oto?o.
Pinos.
Aldeas y senderos de monta?a.
Grullas y ciervos.
Un paisaje de frio invierno, un paisaje muy c�lido de verano.

Sei Shonagon

Sei Shonagon
















"Es un gran placer arrancar una larga rama florida de un cerezo y ponerla en un gran florero. !Qu� hermosa tarea para ejecutar frente a una visita mientras se conversa!"

Sei Shonagon


Hay momentos en que la vida me exaspera de tal modo que no quiero vivir un segundo m�s y quisiera desaparecer para siempre. Pero si doy con unas hojas de papel Michinoku o de papel blanco decorado, decido que puedo seguir aguantando un poco m�s. Si me es dado extender una estera verde finamente tejida y examinar el borde blanco con sus bien trazados dibujos negros, siento que no puedo dar la espalda a este mundo y todo me parece precioso.

Wednesday, October 19, 2005

Boca que Arrastra mi Boca


















Boca que arrastra mi boca,
boca que me has arrastrado,

boca que vienes de lejos
a iluminarme de rayos.
Alba que das a mis noches
un resplandor rojo y blanco.

Boca poblada de bocas:
p�jaro lleno de p�jaros.
Canci�n que vuelve las alas
hacia arriba y hacia abajo.

Muerte reducida a besos,
a sed de morir despacio,
das a la grama sangrante
dos tremendos aletazos.

El labio de arriba el cielo
y la tierra el otro labio.

Beso que rueda en la sombra:
beso que viene rodando
desde el primer cementerio
hasta los �ltimos astros.

Astro que tiene tu boca
enmudecido y cerrado,
hasta que un roce celeste
hace que vibren sus p�rpados.

Beso que va a un porvenir
de muchachas y muchachos,
que no dejar�n desiertos
ni las calles ni los campos.
?Cu�nta boca ya enterrada,
sin boca, desenterramos!

Bebo en tu boca por ellos
brindo en tu boca por tantos
que cayeron sobre el vino
de los amorosos vasos.

Hoy son recuerdos, recuerdos
besos distantes y amargos.

Hundo en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre m� se ha volcado.

He de volver a besarte,
he de volver.Hundo, caigo,
mientras descienden los siglos
hacia los hondos barrancos
como una f�bril nevada
de besos enamorados.

Boca que desenterraste
el amanecer m�s claro
con tu lengua. Tres palabras,
tres fuegos has heredado:
vida, muerte, amor. Ah� quedan
escritos sobre tus labios.


Miguel Hern�ndez
(Poeta espa?ol)

Saturday, October 15, 2005

Hermandad





Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
Las estrellas escriben.
Sin entender
comprendo:
tambi�n soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.
Una ves m�s Octavio Paz y su galaxia de palabras.

N�meros.....................

"Todo el mundo tiene dos progenitores, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, 16 tatarabuelos, etc. Por cada generaci�n que retrocedemos, tendremos el doble de antepasados directos (...)
(...) Si, por ejemplo cada 25 a?os surge una nueva generaci�n, entonces 64 generaciones atr�s ser�n 64 X 25 = 1.600 a?os, es decir, justo antes de la ca�da del imperio romano.
De este modo, cada uno de los que ahora vivimos tendr�a en el a?o 400 unos 18,5 trillones de antepasados directos..., o as� parece.
Y eso sin hablar de los parientes colaterales.
Ahora bien, esa cifra supera con creces la poblaci�n de la Tierra en cualquier �poca; es muy superior incluso al n�mero acumulado de seres humanos nacidos a lo largo de toda la historia de nuestra especie.

Algo falla en nuestro c�lculo.
?Qu� es?
Bueno hemos supuesto que todos esos antepasados directos eran diferentes.

Sin embargo, no es �se el caso.
Un mismo antepasado se encuentra emparentado con nosotros por numerosas v�as diferentes. Nos hallamos vinculados de forma repetida y m�ltiple con cada uno de nuestros parientes, y much�simo m�s con los antepasados remotos.

(...) En cualquier caso las relaciones est�n tan claras:
Todos los habitantes de la tierra somos primos."



Fragmento del ma-ra-vi-llo-so libro: "Miles de Millones" de Carl Sagan, de quien ya he escrito en �ste blog.

Tuesday, October 11, 2005

Otro poema de los dones





























Gracias quiero dar al divino
laberinto de los efectos y de las causas
por la diversidad de las criaturas
que forman este singular universo,
Por la raz�n, que no cesar� de so?ar
con un plano del laberinto,
Por el rostro de Elena y la perseverancia de Ulises,
Por el amor, que nos deja ver a los otros
como los ve la divinidad,
Por el firme diamante y el agua suelta,
Por el �lgebra, palacio de precisos cristales,
Por las m�sticas monedas de �ngel Silesio,
Por Schopenhauer,
que acaso descifr� el universo,
Por el fulgor del fuego
que ning�n ser humano puede mirar sin un asombro antiguo,
Por la caoba, el cedro y el s�ndalo,
Por el pan y la sal,
Por el misterio de la rosa
que prodiga color y que no lo ve,
Por ciertas v�speras y d�as de 1955,
Por los duros troperos que en la llanura
arrean los animales y el alba,
Por la ma?ana en Montevideo,
Por el arte de la amistad,
Por el �ltimo d�a de S�crates,
Por las palabras que en un crep�sculo se dijeron
de una cruz a otra cruz,
Por aquel sue?o del Islam que abarco Mil noches y una noche,
Por aquel otro sue?o del infierno,
De la torre del fuego que purifica
Y de las esferas gloriosas,
Por Swedenborg,
que conversaba con los �ngeles en las calles de Londres,
Por los r�os secretos e inmemoriales
que convergen en m�,
Por el idioma que, hace siglos, habl� en Nortumbria,
Por la espada y el arpa de los sajones,
Por el mar, que es un desierto resplandeciente
Y una cifra de cosas que no sabemos
Y un epitafio de los vikings,
Por la m�sica verbal de Inglaterra,
Por la m�sica verbal de Alemania,
Por el oro, que relumbra en los versos,
Por el �pico invierno,
Por el nombre de un libro que no he le�do: Gesta Dei per Francos,
Por Verlaine, inocente como los p�jaros,
Por el prisma de cristal y la pesa de bronce,
Por las rayas del tigre,
Por las altas torres de San Francisco y de la isla de Manhattan,
Por la ma?ana en Texas,
Por aquel sevillano que redact� la Ep�stola Moral
y cuyo nombre, como �l hubiera preferido, ignoramos,
Por S�neca y Lucano, de C�rdoba,
que antes del espa?ol escribieron toda la literatura espa?ola,
Por el geom�trico y bizarro ajedrez,
Por la tortuga de Zen�n y el mapa de Royce,
Por el olor medicinal de los eucaliptos,
Por el lenguaje, que puede simular la sabidur�a,
Por el olvido, que anula o modifica el pasado,
Por la costumbre,
que nos repite y nos confirma como un espejo,
Por la ma?ana, que nos depara la ilusi�n de un principio,
Por la noche, su tiniebla y su astronom�a.
Por el valor y la felicidad de los otros,
Por la patria, sentida en los jazmines
o en una vieja espada,
Por Whitman y Francisco de As�s, que ya escribieron el poema,
Por el hecho de que el poema es inagotable
y se confunde con la suma de las criaturas
y no llegar� jam�s al �ltimo verso
y var�a seg�n los hombres,
Por Frances Haslam, que pidi� perd�n a sus hijos
por morir tan despacio,
Por los minutos que preceden al sue?o,
Por el sue?o y la muerte,
Esos dos tesoros ocultos,
Por los �ntimos dones que no enumero,
Por la m�sica, misteriosa forma del tiempo.


De �El otro, el mismo�


Borges, ?Qui�n mas?

Tl�n, Uqbar, Orbis Tertius





























(...) Las cosas se duplican en Tl�n; propenden asimismo a borrarse y a perder los detalles cuando los olvida la gente.
Es cl�sico el ejemplo de un umbral que perdur� mientras lo visitaba un mendigo y que se perdi� de vista a su muerte.
A veces unos p�jaros, un caballo, han salvado las ruinas de un anfiteatro.




Otra ves Borges, aqu� con la creaci�n de un mundo dentro de otro mundo, Dios mio!
Lo anterior es un fragmento de su obra monumental Tl�n, Uqbar, Orbis Tertius.

Cerrando C�rculos























El 8 de junio de 1972, un avi�n de Vietnam del Sur (con financiamiento norteamericano) bombarde� con napalm la poblaci�n de Trang Bang.
All� se encontraba Kim Phuc, una ni?a de 9 a?os, con su familia.
V�ctima del bombardeo y con su ropa en llamas, la ni?a corri� fuera de la poblaci�n.
En ese momento, el fot�grafo Nic Ut registr� la imagen.
Luego, Nic Ut la llevar�a al hospital.


"Me vi rodeada de fuego, estaba por todas partes. Sent� el fuego en mi brazo izquierdo. Recuerdo que pens�, ?oh, no! ?tengo quemaduras, ya no ser� normal! "

Treinta a?os despu�s de la guerra, 58.000 estadounidenses y 2 millones de vietnamitas muertos, Kim declara:

"Vivimos miedo, desesperaci�n y sufrimiento. Treinta a?os despu�s hay mucho por hacer, pero veo a la nueva generaci�n y creo que nos espera un futuro maravilloso".




















Kim Phuc tiene hoy 38 a?os y vive en Canad� con su esposo e hijos.


P.D. Dios salve a norteamerica!

Monday, October 10, 2005

Prerrafaelistas













Ofelia es un personaje de Shakespeare; es la representaci�n de la locura o el delirio.
Ofelia es hija de Polonio, que pierde la raz�n por causa del amor y de la muerte.
Aqu� una pintura de Millais y un poema de Rimbaud tratando el tema:


En la onda calma y negra do duermen las estrellas
la blanca Ofelia flota como una flor de lis;
flota muy lentamente, tendida en largos velos...
Se escucha por el bosque, lejano, alg�n clar�n.

Ya hace m�s de mil a?os que la infeliz Ofelia
sobre las negras aguas, fantasma blanco, va.
Ya hace m�s de mil a?os que su dulce locura
murmura su romance al viento vesperal.



P.D. Que viva el arte!

Cosas que Estremecen el Coraz�























Cuando un eclipse revela miedos y sentimientos at�vicos que ten�amos enterrados en lo m�s profundo del alma de nuestra especie.

Sunday, October 09, 2005

Lenguaje


















Por ti, mi lenguaje deviene entre la ternura y el espanto.

Saturday, October 08, 2005

Olvido


















?Qu� cosa es el olvido?
Un estado de cosas donde no hay cosas.

Wednesday, October 05, 2005

Lista de Cosas que no tienen Comparaci�













Un joven disc�pulo que aprende atento de su maestro en la Universidad.

Un ni?o que lee en una biblioteca llena de miles de libros.

Un pintor anciano que sonrie porque ve la ense?anza aplicada en su joven alumno.

Cuando uno se siente celoso por la acci�n de una amante y posteriormente, ella hace algo, con lo cual uno se da cuenta de que los celos no ten�an fundamento.

Cuando uno entiende, por fin, un concepto muy dif�cil.

Cuando uno se da cuenta del lugar que ocupamos en el Cosmos, es algo que no se puede comparar.

Cuando uno mira por vez primera a trav�s de un telescopio

Sunday, October 02, 2005

Piedra de Toque














Ay�dame a existir
Ay�date a existir
Oh inexistente por la que existo
Oh presentida que me presiente
So?ada que me sue?a
Aparecida desvanecida
Ven vuela adviene despierta
Rompe diques avanza
Maleza de blancuras
Marea de armas blancas
Mar sin brida galopando en la noche
Estrella en pie
Esplendor que te clavas en el pecho
(Canta herida ci�rrate boca)
Aparece
Hoja en blanco tatuada de oto?o
bello astro de pausados movimientos de tigre
Perezoso rel�mpago
�guila fija parpadeante
Cae pluma flecha enagalanada cae
Da al fin la hora del encuentro
Reloj de Sangre
Piedra de toque de esta vida.


Octavio Paz



P. D. Maravilloso!!!!

Woman